lunes, 12 de febrero de 2007

La homosexualidad en el judaismo Conservador


El Movimiento Judío Conservador (masortí) ha aceptado a los homosexuales y lesbianas como personas con plenos derechos para todo. El Comité de Leyes y Tradición en Estados Unidos (la más alta instancia halájica del movimiento que está compuesto por 25 rabinos reconocidos como autoridades halájicas) aceptó tres propuestas sobre el reconocimiento de los homosexuales. Hay que señalar que toda decisión debe ser aprobada por un mínimo de seis para ser legal, y luego cada rabino en su comunidad decide qué hacer en cada tema aprobado.Las tres decisiones han aceptado a los homosexuales y lesbianas como miembros de las comunidades, pueden ser llamados a la Torá y ser activos en toda comisión comunitaria. Los problemas están en una de las decisiones, que establece que los homosexuales pueden ser aceptados como alumnos en los seminarios rabínicos y ser ordenados como rabinos y rabinas y también se permite realizar ``ceremonias de relación'' (casamientos) unisexuales.Esto ha creado una de las más grandes crisis en el Movimiento Conservador. Autoridades más tradicionalistas han renunciado a sus puestos en el ``Comité de Leyes y Tradición'' y en los seminarios rabínicos no es seguro que acepten la decisión mas igualitaria. Ya esta aceptado en casi todo el mundo conservador que los homosexuales pueden ser miembros plenos, mas el asunto de rabinos homosexuales y casamientos crea mucho antagonismo. Como se ven las cosas, por el momento el Seminario Rabínico ``Zigler'' de la Universidad Judaica de Los Angeles aceptará la decisión más extrema, el Seminario Rabínico de Buenos Aires no aceptará y parece ser que el Beit Midrash ``Shejter'' de Jerusalén tampoco. El Jewish Theological Seminary de Nueva York está muy dividido y veremos qué ocurre. El rabino profesor Reuvén Hammer (ex presidente de la Asamblea Rabínica Mundial y ex presidente del Knéset Harabanim Hamasortí de Israel) ha declarado: ``La pluralidad de ideas y decisiones entre los rabinos es como antiguamente existían y convivían las líneas de Beit Hillel y Beit Shamai. Existían diversas ideas, pero todos respetaban a todos''. ¿Será así hoy también? El tiempo dirá. Hay quienes sostienen que habrá un cisma en el Movimiento Cconservador, otros sostienen que no pasará a mayores la discusión, y hay quienes, como el rabino profesor Ismar Schorsch (ex canciller del JTS en Nueva York) que sostiene que ``no pasará mucho tiempo en el cual desaparecerá el conservadorismo; los mas tradicionalistas se unirán a la ortodoxia moderna y los liberales se unirán a la reforma''. Como no soy profeta o hijo de profeta, no quiero tomar posición sobre el futuro. Y sobre el presente, la situación es problemática. Como todo rabino masortí, debo decidir para mí si aceptaré realizar casamientos unisexuales o no. Acepto sin problemas, y no desde hoy, a los homosexuales como iguales en la sinagoga, y eso continuará. Los casamientos traen sus problemas ya que la prohibición bíblica sobre relaciones sexuales entre hombres es bien clara. La nueva interpretación que se le da a esa ley es bastante problemática: ``la prohibición es contra relaciones de ho-mosexualidad sagrada (es decir, que está prohibido tener relaciones que son parte de un culto idólatra)``. Es una interpretación revolucionaria, mientras otros sostienen que la prohibición es sobre sexo anal, pero de otra forma está permitido. Realmente la situación no es sencilla, y la confusión es grande. Los homosexuales son seres humanos como todos, pero su tendencia sexual es distinta a la mayoría. Debemos respetarlos y aceptarlos y su relación con Dios es problema de ellos. La homofobia existe en la sociedad y pasarán varias generaciones hasta que veamos a los homosexuales como iguales. La discusión si la homosexualidad es una enfermedad, perversión o tendencia está candente en el mundo occidental y las religiones deben enfrentarse con la problemática, y no ignorarla. Y el Movimiento Judío Masortí (Conservador) no es una excepción.


Rabino Shmuel Shaish - Rabino de la sinagoga masortí ``Taguel Aravá'' en Eilat (Israel)

Semanario Aurora - 2007

3 comentarios:

enebro dijo...

Que modernos. Un aplauso para ellos.

Vicenç dijo...

Como gay que se plantea muy seriamente la conversión al judaismo, me parece una buena noticia...

Anónimo dijo...

Yo me alegre mucho cuando lei la noticia. El judaismo conservador, al igual que la reforma han intentado siempre encontrar un compromiso entre tradicion y modernidad. La aceptacion de la homosexualidad es un paso adelante, asi como el corregir una politica injusta de muchos siglos.
Como el articulo dice, "los homosexuales son seres humanos como todos, pero su tendencia sexual es distinta a la mayoría". Yo lo veo similar a decir que los judios somos seres humanos como todos, pero con unas creencias distintas a la mayoria". Esto no nos hace a los judios ser ni mejores ni peores que el resto de las personas. Lo mismo ocurre con homosexuales.

Por lo demas, antes el judaismo era menos dogmatico cara a aceptar puntos de vista muy diversos. Basta con ver el Talmud. Hoy se da mas la tendencia dividir la comunidad en denominaciones. Espero que el espiritu judio original retorne, y esto no signifique ningun cisma en el movimiento masorti, sino un enriquecimiento al abrazar a judios GLBT, que son tan buenos judios como cualquier otro judio, que son tan buenos seres humanos como cualquier otro ser humano.