martes, 25 de septiembre de 2007

Dueño de sitio web sale en defensa del sexo en lugares públicos


Keith Griffith, dueño de la página web CruisingForSex.com, asegura que no hay nada malo en practicar sexo en lugares públicos. De hecho, describe a la campaña contra el sexo en lugares públicos del alcalde de Fort Lauderdale, Jim Naugle, como una "cultura anti-sexo" lo cual "hace que la gente se sienta avergonzada de sus propios cuerpos".

"No hay nada vergonzoso respecto al sexo" declaró Griffith en una entrevista con el periódico Express. "Me pone feliz saber que mucha gente se congrega en diferentes puntos de la ciudad para disfrutarse entre ellos. No veo ninguna razón para sentirse avergonzado acerca de algo que es muy importante para la vida del hombre gay, como es el sexo".

El pasado 25 de julio, Griffith organizó un boicot a la ciudad de Fort Lauderdale en su página web en respuesta a los comentarios de Naugle acerca de los gays y el sexo en lugares públicos. A pesar de las críticas de mucha gente, sobre todo de los de la industria del turismo, Griffith asegura no estar arrepentido.

"El alcalde de la ciudad nos descalificó. ¿Entonces por qué habríamos de gastar nuestro dinero en su ciudad? Creo que es muy injusto que Naugle nos haya categorizado como una enfermedad contagiosa" declaró Giffith.

Naugle mencionó a CruisingForSex.com en la conferencia de prensa del 24 de julio en la cual se "disculpó" ante la población de Fort Lauderdale por haber "subestimado" los problemas del sexo en los lugares públicos de la ciudad. El alcalde identificó a varios parques y otros lugares públicos listados en la página web de Griffith como lugares de cruising para los gays. De hecho, la página enumera al Holiday Park de Fort Lauderdale, el Easterlin Park de Oakland Park, el Coral Ridge Mall de Fort Lauderdale, el Arrowhead Golf Course de Davie, el Deerfield Beach y el Bally's Total Fitness de Fort Lauderdale donde muchos hombres buscan sexo anónimo. Pero basándose en los comentarios de algunos de los visitantes del sitio web de Griffith, parece ser que muchos de estos lugares ya no son aptos para el sexo anónimo por la cantidad de presencia policial, lo cual ha causado un descenso en la actividad.

"En el pasado ha habido mucha acción en estos lugares, pero actualmente los policías están patrullando las zonas y alumbrando con sus reflectores en forma constante", escribió un visitante de la página acerca de Deerfield Beach.

"Policías, policías, policías y más policías", escribió alguien acerca del Easterlin Park.

De acuerdo a lo declarado por Griffith, el sexo en lugares públicos se practica en todas partes del mundo y en muchos lugares no constituye una violación a la ley.

"Nuestro problema es que vivimos en una cultura totalmente anti-sexo. Les puedo asegurar que hoy en día hay gente teniendo sexo tras los arbustos en Berlín y nadie los va a mandar a la cárcel por eso. Esto es como siempre ha sido y como siempre será", aseguró Griffith.

Por otro lado, un profesional de la salud mental de la zona cuestionó la acusación de Griffith y su moral acerca del sexo en los lugares públicos.

"Es inapropiado hacerlo en lugares públicos, seas heterosexual o gay", aseguró Ed Ullmann, un psicoterapeuta local que atiende a una gran cantidad de pacientes gays. "El sexo es una experiencia privada. Hay que tener en cuenta que hay otras personas en los parques además de los adultos. Hay niños que no deberían estar expuestos a este tipo de actividades".

Por otra parte, Griffith aseguró que el sexo en lugares públicos se lleva a cabo fuera de la vista de la gente, es por esto que los conservadores no deberían sentirse ofendidos por algo que no pueden ver.

"Estos hombres no están teniendo sexo en el medio del parque", aseguró Griffith. "Se van a hacerlo detrás de los arbustos".

Los reportes periodísticos acerca del arresto del senador de Idaho, Larry Craig, en el baño de un aeropuerto indicaron que las personas que practican el sexo anónimo en los baños habitualmente colocan sus maletines u otros objetos en la parte inferior de los compartimentos con el fin de bloquear la vista de cualquier otra persona que ingrese al baño.

Griffith recalcó que hay una diferencia entre lo que él describe como "exhibicionistas" y aquellos que practican sexo en lugares públicos de manera discreta.

Griffith recordó que las personas heterosexuales también realizan excesivas muestras de afecto en público, pero que los medios solo hacen foco en la gente gay.

"Los heterosexuales se manosean entre ellos en los estacionamientos y en los supermercados todo el tiempo y no por eso se los manda a la cárcel", recalcó Griffith.

Cuando se le preguntó por qué los hombres gays suelen practicar sexo anónimo en lugares públicos en vez de asistir a un sauna, Griffith contestó que "mucha gente no se puede costear el ingreso a un sauna".

Griffith sostuvo que la exposición a un acto sexual no necesariamente causa daño psicológico en los niños.

"Un niño no se va a traumar por ver a dos hombres teniendo sexo en el compartimiento de un baño. El trauma aparece cuando los padres depositan los sentimientos de culpa y de vergüenza en el niño. Las personas no nacemos con sentimientos de culpa y de vergüenza acerca del sexo. No venimos a este mundo sintiéndonos avergonzados de nuestro propio cuerpo".

Ullmann no está de acuerdo con Griffith y cuestionó la razón por la cual el dueño de CruisingForSex.com se cree capacitado de realizar un análisis psicológico sobre esta temática.

"Los niños resultan afectados por su exposición temprana al sexo" aseguró Ullmann. "Todo depende del niño y de cómo lo percibe".

Ullmann aclaró que los niño pequeños no son capaces de entender el sexo y lo pueden interpretar como un tipo de actividad violenta u hostil.

El sexo en los lugares públicos también tiene consecuencias para los adultos, según Ullmann. El psicólogo aseguró que muchas de las personas que buscan estos encuentros sexuales anónimos tienen dificultades para desarrollar relaciones estables.

"Es una forma de reforzar ese sentimiento de que son incapaces de establecer una relación de pareja" dijo Ullmann. "Lo hacen porque, al tenerle miedo a las relaciones, se conforman con el sexo anónimo".

Ullmann aseguró que muchos de sus pacientes que practican el sexo anónimo han estado casados y llevando vidas heterosexuales durante mucho tiempo. Muchos de ellos parecen sentirse atraídos por el aspecto peligroso del acto, según Ullman.

"Desean ser atrapados" agregó el profesional. "No pueden tomar la decisión de asumir su sexualidad, entonces consiguen que otras personas lo hagan por ellos".

Phil Lapadula - (Gay.com)
© Traducción de Esteban Rico para SentidoG.com