miércoles, 27 de mayo de 2009

Mató a su familia que no lo aceptaba gay


A Carlos Bernasconi, de 28 años, la bala calibre 22 lo sorprendió cuando ordeñaba una vaca y escuchaba la radio. Cayó muerto en el tambo. Su madre Alicia, de 60, también fue asesinada por la espalda, de un tiro en la nuca, mientras les daba de comer a las gallinas. Su hijo menor, Marcelo, de 18, denunció que cinco ladrones habían asaltado y matado a su hermano y a su madre. Pero dos horas después del hallazgo, el chico confesó que él los había asesinado porque no aceptaban que fuera homosexual. El doble crimen ocurrió por la mañana en una estancia de la localidad bonaerense de Oliden, en el partido de Brandsen. La Policía sospecha que hace dos meses, el joven intentó envenenar a su familia con carne que compró en la localidad de Magdalena.

“Aparentemente el chico era discriminado y maltratado por su familia. No le aceptaban un novio”, reveló una fuente policial. El doble homicidio ocurrió en el campo “El Rosario”, situado en el kilómetro 79 de la ruta provincial 36, en Oliden, una localidad ubicada a 30 kilómetros de La Plata que tiene poco más de 300 habitantes. Allí, en una casa humilde, Alicia Pérez vivía con sus dos hijos. Trabajaban el campo y cuidaban animales. “Parecía una familia tranquila, laburadora y sin problemas. Al pibe le creímos cuando contó que hubo un robo”, contó un vecino.

Después de inventar un violento asalto, el chico dijo la verdad. “Los maté yo”, declaró ante el fiscal de La Plata Marcelo Martini. Además de las contradicciones del relato del chico, a los investigadores les sorprendió que los diez perros de la familia no hubieran ladrado. El candado y la cadena de la tranquera no fueron forzados y los presuntos asaltantes no robaron dinero. “La historia no nos cerró desde el comienzo. El hijo denunció que fue un robo y les pidió a los vecinos que llamaran a la policía, pero no pudo sostener esa versión ante el fiscal. Ya se contradijo cuando contó el caso a la policía. Todo hace pensar que se trató de una disputa familiar”, dijo una fuente judicial.

Un detective de la policía bonaerense que investiga el caso reveló que el chico confesó el doble crimen entre lágrimas: “No le creímos cuando denunció el robo. Estaba claro que las víctimas conocían al asesino. Abrumado por las evidencias y el peso de su mentira, confesó todo. Dijo que lo maltrataban y lo discriminaban por su condición sexual. Se cansó, agarró una pistola calibre 22 y mató a quemarropa a su familia. Después inventó lo del robo”, dijo una fuente policial.

El chico había denunciado en la Comisaría 1ª de La Plata que cinco delincuentes armados atacaron a sus familiares: contó que tres de ellos golpearon y mataron a su madre mientras otros dos sorprendían a su hermano en el tambo. Pero a los pesquisas les llamó la atención que los supuestos ladrones no robaron nada. Además los vecinos no escucharon ruidos extraños y la tranquera estaba cerrada. “El chico no pudo describir a los asaltantes. Al principio pensamos que estaba nervioso por lo que había pasado. Pero se contradijo mucho. Por eso y por otros elementos que no podemos revelar se convirtió en sospechoso”, dijo una fuente de la investigación.

Considerado uno de los tantos pueblos bonaerenses “fantasmas”, Oliden se formó alrededor de la estación del ramal La Plata-Lezama. Es una zona ganadera de calles de tierra y sin sobresaltos. El doble crimen alteró esa tranquilidad.

Diario Crítica de la Argentina © Copyright 2008. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Me parece terrible que sucedan cosas como estas. Esa familia estaba muy enferma, más allá de no aceptar la elección de su hijo.
Bueno, al menos el flaco los mató y no se suicidó.
Sí, ya sé, soy una bestia, pero sinceramente pienso eso.
Chaucito.

tincho dijo...

Lo terrible es que el chico va a ser imputado por doble crimen calificado por el vinculo. Y en mi opinión la pena debería aminorarse, porque él actuó en condiciones de opresión...

Me hace acordar mucho a lo que le paso a Romina Tejerina, que mató a su bebé, fruto de una violación.

Esto es producto de la violencia heterosexista, que esta vez se expresó como boomerang.

Anónimo dijo...

yo digo si tuvistes el valor de matar a alicia y a carlitos porque no tuvistes el valor para irte de tu casa y hacer de tu vida lo que querias ahora estas haciendo de mujer en la carcel limpia taper boludo

Anónimo dijo...

hola soi de magdalena la verda ess un caso mui raro es familiar de mi vecina i siempre se llevaron bn! pero antes de haber mattado a tu familiaa te hubieras iso de tu qas1 iwal no te jusgo porqe te entiendo deber ser feisimo qe te hagan eso personas qe qeres! besoss!