jueves, 4 de diciembre de 2008

El Vaticano choca con la UE por el tema de la homosexualidad


Una polémica mundial provocó ayer la noticia de que el Vaticano se opondrá a un proyecto que prevé la "despenalización universal de la homosexualidad".

Se trata de una resolución que ya ha sido firmada por los 27 países miembros de la Unión Europea (UE), que el 10 de este mes, durante el 60° aniversario de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, Francia (presidente de turno del bloque) presentará ante la ONU.

En una entrevista con la agencia religiosa I-Media, el arzobispo Celestino Migliore, observador permanente de la Santa Sede en las Naciones Unidas, rechazó sin medias tintas el proyecto francés. Una "declaración política de ese tipo creará implacables discriminaciones", denunció Migliore, que destacó que "los Estados que no reconocen la unión entre personas del mismo sexo como «matrimonio» serán puestos en el banquillo y serán objeto de presiones".

"Todo lo que respeta y defiende a las personas forma parte de nuestro patrimonio espiritual y humano" y el "catecismo de la Iglesia Católica dice, desde hace tiempo, que hay que evitar toda marca de injusta discriminación contra las personas homosexuales", dijo Migliore. Sin embargo, añadió que el proyecto que prepara Francia "pedirá a los Estados y a los organismos internacionales de control de los derechos humanos que agreguen nuevas categorías [de personas] protegidas, sin tener en cuenta que, al adoptarlas, crearán nuevas discriminaciones".

Las declaraciones de Migliore, que también tachó de "indigna barbarie" la inclusión del aborto entre los derechos universales del hombre, crearon inmediata controversia.

Si bien por un lado resultó lógico el veto del Vaticano a la apertura de la ONU en cuanto al aborto, su rotundo no a la despenalización de la homosexualidad provocó gran sorpresa y durísimas reacciones tanto de asociaciones gays como de organismos que defienden los derechos humanos.

Estos, indignados, recordaron que las relaciones entre personas del mismo sexo son ilegales en más de 80 países del mundo y en una decena de países islámicos hasta son castigadas con la pena de muerte (como Arabia Saudita, Irán, Emiratos Arabes Unidos, Yemen, Nigeria, etc.) o con durísimas penas corporales.

Decenas de críticas cayeron sobre el Vaticano -evidentemente preocupado por un futuro reconocimiento universal de los matrimonios gays-, que fue acusado de tener una posición "cínica e inhumana" y de "ofender al cristianismo que representa".

Tal fue el revuelo que el padre Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, se vio obligado a intentar calmar las aguas. "Nadie quiere defender la pena de muerte para los homosexuales como alguien quiere hacer creer", subrayó el sacerdote, que de todos modos respaldó la postura de Migliore y destacó que la Santa Sede no es la única en contra de la iniciativa, ya que, como ella, se han manifestado más de 150 países.

"Una contradicción"

Pero las críticas no se acallaron. Vito Mancuso, profesor de Teología de la Facultad de Filosofía de la Universidad San Raffaele, de Milán, consideró "una contradicción" la postura de la Santa Sede en contra de la despenalización de la homosexualidad. "Es incoherente con toda la defensa de la sacralidad de la vida humana en la que está comprometida la Iglesia. Hay una fuertísima discontinuidad entre esta postura y la defensa de los embriones o de las personas en estado vegetativo", dijo en una entrevista con el Corriere della Sera . "Se quiere evitar la condena penal y la Iglesia ¿qué hace? ¡Se opone! No se elige ser homosexual, se nace homosexual. Se defiende a los embriones, pero no a millones de personas que hasta arriesgan la vida. Me parece una señal preocupante", agregó.

Desde París, en tanto, el gobierno defendió ayer su propuesta, que será presentada en Nueva York por Rama Yade, responsable de Derechos Humanos. "La iniciativa de Francia se basa en textos ya existentes, y la idea no es crear nuevos derechos, sino hacer la despenalización [de la homosexualidad] posible", afirmó Eric Chevallier, vocero de la cancillería.

En tanto, en declaraciones al diario La Repubblica, Jack Lang, ministro de Cultura de la era de François Mitterrand, no dudó en considerar la negativa del Vaticano una posición "arcaica y reaccionaria que aleja aún más a la Iglesia de los jóvenes". Otro artículo del mismo diario de centroizquierda consideró directamente "una vergüenza" la postura vaticana, que, según opinó, induce a pensar que "la persona, según el representante de la Santa Sede, viene de todos modos después de la moral y después de la familia".

El diario turinés La Stampa opinó en forma parecida en su editorial y definió como "grotesco" el motivo dado por el Vaticano para oponerse a la resolución.

"El problema que le interesa a la Iglesia no es el derrumbamiento efectivo de la discriminación a través de la ley -escribió-, sino la situación [de estar en el banquillo] en la que se encontrarían los Estados que practican hoy leyes punitivas en contra de los homosexuales o que toleran a las personas homosexuales sin reconocer plenamente sus derechos."

Irán mantiene la pena de muerte

TEHERAN (ANSA). Irán mantendrá la pena de muerte para los homosexuales, sobre la base de la ley islámica, pese al documento que analizarán las Naciones Unidas sobre la despenalización de la homosexualidad, una iniciativa que fue rechazada por el Vaticano. Mohammad-Taqi Rahbar, de la Comisión de Justicia del Parlamento iraní, afirmó ayer que, sobre la base de la ley islámica "y las leyes divinas, en Irán la homosexualidad es considerada odiosa e inaceptable", por lo que se mantendrá la pena capital en estos casos. "Los extranjeros pueden decir lo que quieran, pero nosotros seguiremos nuestro camino, porque lo que hacemos sirve para prevenir la corrupción", añadió Rahbar.

Elisabetta Piqué
Copyright S. A. LA NACION 2008. Todos los derechos reservados.

2 comentarios:

albika dijo...

El sistema de la iglesia es siempre pisar primero y disculparse muchos años después...
Son justo el ejemplo de lo moralmente incorrecto. Si cristo viviese en esta época no querríatener nada que ver con ellos,y probablemente, el sentimiento sería mutuo.

mariquitamariquita dijo...

La iglesia hace tiempo que se convirtio en una institucion obsoleta. Deberia mejor procurar repararse a si misma y no meter sus patotas donde siempre las mete...

para terminar cagandola!